Un binomio imprescindible

El primero vestido, el segundo esperando que llegue su turno, ambos testigos y sufridores de innumerables temporales de viento, ese elemento meteorológico que necesitaban para trabajar.

Viento y molinos, molinos y viento, un binomio imprescindible, una relación de amor y odio, un “ni contigo ni sin ti”.

Ahora ambos observan un cielo nuboso en el atardecer lluisser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s